Chat with us, powered by LiveChat !-- Etiqueta global de sitio (gtag.js) de Google Analytics -->

InformaciónDetalles del TourVideos

llamas (1)Una inmersión de cuatro días en el mundo Andino, desde Quito, por la Avenida de los Volcanes, hasta Cuenca, por los espectaculares paisajes de los Andes, con visitas a centenarias haciendas, fértiles campos cultivados con vegetales y rosas, en contacto cercano con la cultura local.  Este es un recorrido por la historia, la espiritualidad, los sabores, las costumbres, tradiciones y leyendas de la Región Andina.

Día 1

Quito- Parque Nacional Cotopaxi – Hacienda San Agustín del Callo – Patate

Temprana salida de Quito, en autocar por la carretera Panamericana hacia el sur, para visitar el Parque Nacional Cotopaxi, un santuario ecológico de 36.000 hectáreas, alrededor del magnífico Volcán Cotopaxi que se eleva a 5897 metros sobre el nivel del mar. El paisaje de la sierra ecuatoriana, siempre verde, es uno de los mayores atractivos, a lo largo de valles y cerros con cultivos multicolores. Luego de hora y media de recorrido, se llega a la entrada principal del parque y se continúa por un camino de tierra por aproximadamente una hora. Al llegar a este magnífico lugar, hay una charla introductoria del hábitat del páramo andino, su flora y fauna, en el pequeño Centro de Interpretación del Parque Nacional.

Atravesando valles y montañas se llega al Parque Nacional Cotopaxi, que rodea al magnífico Volcán Cotopaxi para observar de cerca el hábitat del páramo Andino y su singular flora y fauna; se puede observar una variedad de aves de altura alrededor de la Laguna de Limpiopungo y, ocasionalmente, caballos salvajes. En días despejados el nevado cono perfecto del Volcán Cotopaxi es un magnífico telón de fondo. Al pie del volcán está una encantadora hacienda, donde se sirve el almuerzo en una de sus salas, con paredes de construcción Inca, perfectamente preservadas a lo largo de los siglos – una verdadera joya arqueológica. Luego del almuerzo hay un encuentro con las llamas de la hacienda y un recorrido por la plantación de rosas, muchas variedades, muchos colores, listas para exportación, y se desciende hacia el pueblo de Patate, donde está la hacienda de más de 300 años donde se pasa la noche, escondida entre las montañas en un entorno mágico donde, mientras cae la bruma del atardecer, se cuentan historias de los que salieron a buscar el tesoro de los Incas en los cercanos Llanganatis – para nunca más volver…

Día 2

Baños – Ruta de las Cascadas – Ambato – El Arenal – Riobamba

Luego del desayuno, se atraviesa una espectacular ruta con vistas del Canón del Río Pastaza para llegar a la población de Baños, justo al pie del volcán Tungurahua, desde donde emergen las aguas termales que le dan su nombre. Se toma la Ruta de las Cascadas hasta el Pailón del Diablo; los más aventureros bajarán (mediana dificultad) para observar de cerca la impresionante cascada, rodeada por vegetación subtropical y orquídeas. También se puede apreciar la fuerza y el bramar de las aguas desde un mirador sin tener que descender. Se sirve el almuerzo en una hacienda / hostería de los alrededores y por la tarde una caminata corta por Baños – una población con pulso internacional, donde se mezclan personas de todas partes del mundo y muchos locales que vienen en peregrinación al santuario de la Virgen de Agua Santa. Desde aquí, la ruta hacia Riobamba es montaña arriba, hasta tocar las nubes, junto al imponente Volcán Chimborazo, la cumbre más alta del Ecuador y por páramos de altura donde pacen y corretean las vicuñas -es una Reserva Faunística protegida. En las laderas de las montañas, donde la tierra está cultivada, parece que el objetivo de los campesinos fue pintar la montaña con exquisitos diseños, no solamente labrar la tierra, oscura y fértil. Los fotógrafos se deleitarán en esta ruta! Arribo a Riobamba para la cena y alojamiento.

Día 3

Riobamba – Alausí – Nariz del Diablo – Alausí – Ingapirca – Cuenca

Luego de temprano desayuno, salida por carretera, bajando por los flancos de los Andes, una ruta espectacular con giros y vueltas, bordeando quebradas y ríos. La ruta pasa por pequeñas villas indígenas y campos cultivados; aquí es donde se produce la mayor cantidad de cereales en el Ecuador, entre ellos la quinua, considerada el alimento perfecto por su gran valor nutricional. Luego de alrededor de dos horas, arribo a la población de Alausí, el corazón de la rehabilitación de la Empresa Ecuatoriana de Ferrocarriles en los últimos años. Se ha realizado un gran esfuerzo en devolver al ferrocarril ecuatoriano su antigua gloria y romance. Se reconstruyeron las centenarias estaciones del tren, se reemplazaron de rieles y durmientes, se renovaron las locomotoras, coches y vagones y, lo más importante, se involucró a las comunidades a lo largo de la ruta en la operación del tren para el turismo. El atractivo principal es el emocionante descenso de 800 metros por las rieles en zigzag cortadas en la roca de la Nariz del Diablo. Una vez abajo, está la renovada Estación de Sibambe. Aquí hay tiempo para visitar el museo local “Condor Puñuna”, construido y administrado por la Comunidad Nizag; admire el despliegue de artesanías, fruta y plantas medicinales, y sírvase un café local. El silbato del tren llama a los viajeros de vuelta a bordo para el retorno a la Estación de Alausí, donde se sirve un refrigerio ligero para renovar energías. Continúe explorando el mundo Andino en autocar hacia el sur, visitando en ruta la Fortaleza Inca de Ingapirca. Almuerzo en el área. Arribo a Cuenca al atardecer para la cena y el alojamiento.

Día 4

Cuenca Patrimonio Cultural de la Humanidad

Cuenca es la tercera ciudad del Ecuador, y aún retiene su agradable aire provinciano. Sus techos de teja roja, calles empedradas, floridas plazas y museos la hacen muy especial. El recorrido incluye la Plaza de San Sebastián, un colorido mercado donde se ofrecen artesanías a la venta. Luego, la visita al Museo de Arte Moderno, con muestras de colecciones de arte contemporáneo de excelente nivel. Sigue una visita al mercado de flores en la pequeña plaza que queda frente a la entrada de piedra esculpida de la iglesia de El Carmen de la Asunción. De allí, se realiza un paseo a la plaza mayor, rodeada de la imponente Catedral con sus domos azules, el Palacio de Justicia, el Palacio Municipal, el Palacio de la Gobernación y la iglesia de El Sagrario. Un recorrido a lo largo del Río Tomebamba permite admirar las antiguas casas en la peña y observar la vida cotidiana a lo largo del río. El almuerzo se sirve en uno de los excelentes restaurantes de la ciudad y por la tarde, un recorrido en autocar para una corta visita al taller de cerámica de Vega. Luego, visita al taller donde se confeccionan los sombreros Panamá de paja toquilla de la mejor calidad. El recorrido termina en el aeropuerto para tomar el vuelo de regreso a Quito o seguir a Guayaquil. El boleto aéreo es extra.

Vístase en capas (camiseta, blusa o camisa, sweater, abrigo). Lleve abrigo para el frío y protección para la lluvia. Protección para el sol (SPF 40). Sombrero o gorra. Buenos zapatos para caminar.

Altura: de 2,820 a 3,604 metros

Temperatura Promedio: Día 10° a 25° C

Noche 6° a 10° C

NOTAS:

Al día siguiente, los huéspedes pueden continuar hacia Guayaquil por avión o por carretera, vía El Cajas; o ir hacia Loja por tierra.

La operación del tren está directamente a cargo de la Empresa.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.