Chat with us, powered by LiveChat
Fuente: https://goo.gl/faHb6I

Fuente: https://goo.gl/faHb6I

Los grandes movimientos de la historia humana rara vez son fenómenos aislados. El caso del Ecuador en su batalla extendida por la independencia de España no es una excepción. La revolución norteamericana de 1776, que llevó a la independencia de los Estados Unidos de América, la Revolución Francesa (1789), y la invasión napoleónica de España (1808), representaron una rebelión contra el orden mundial existente en ese momento y motivaron cambios en todas las colonias latinoamericanas.

En particular, los criollos, hijos nacidos localmente de padres españoles que formaban parte de la élite colonial, se inspiraron en los ideales de la ilustración que se expandieron por Europa en el siglo XVIII. Este movimiento, radical en su momento, promovía valores antes ni pensables, tales como la libertad, el progreso, la tolerancia, la fraternidad, el gobierno constitucional y el concepto del estado laico. Fue una época de idealismo, de la creencia que la ciencia podía lograr lo que se proponía, y de sueños de que tanto individuos como sociedades podían llegar a controlar su destino.

Origen: http://goo.gl/sC0FPY

Origen: http://goo.gl/sC0FPY

El 10 de agosto de 1809, un grupo de criollos pertenecientes a la aristocracia de Quito decidieron que había llegado el momento de tomar el poder en sus propias manos. Destituyeron a las autoridades de la Real Audiencia de Quito, sometiendo al Conde Ruiz de Castilla al arresto domiciliario después de una revolución pacífica apoyado por las tropas coloniales. Constituyeron una Junta de Gobierno de Quito, oficialmente leal al depuesto Rey de España Fernando VII.

Lamentablemente para los líderes rebeldes, las autoridades lealistas de Guayaquil, Cuenca, Lima y Bogotá vieron a la Junta de Gobierno de Quito como una enorme amenaza. No confiaron en la declaración de la Junta de su lealtad al rey y decidieron destrozar el movimiento “libertario” con soldados en tierra y con bloqueos marítimos. Al final, las tropas españolas triunfaron y el Conde Ruiz de Castilla, devuelto al poder, faltó completamente a su palabra y el día 2 de agosto del siguiente año, masacró a los dirigentes de la rebelión. Esta horrorosa matanza privó a la población de un valioso núcleo intelectual y debilitó sus capacidades de autogobernarse durante toda una generación.

Origen: http://goo.gl/A27Llw

Origen: http://goo.gl/A27Llw

La rebelión en Quito no gozó de un éxito inmediato pero sí despertó el espíritu revolucionario en todo el continente. Las autoridades españoles locales llegaron a prohibir –hasta con amenaza de encarcelación o excomunión- la diseminación de cualquier información sobre los eventos en la ciudad rebelde. La restauración de la monarquía española bajo Fernando VII el 11 de diciembre de 1813 solidificó temporalmente su poder sobre las colonias sudamericanas, pero el espíritu libertario ya se había instalado entre la población reprimida de la Real Audiencia de Quito.

4P

El 24 de mayo de 1822, las fuerzas combinadas del Gran Colombia, bajo el mando de General Antonio José de Sucre, confiado asesor de Simón Bolívar, por fin logró  derrotar los poderes colonial en la decisiva Batalla de Pichincha. En este momento, el Departamento de Quito dejó el control español y se unió al Gran Colombia en un esfuerzo mayor por la independencia de Sudamérica. Pero la obra unificadora de Bolívar (Ecuador, Colombia, Perú) fracasó, y Quito se separó de la Gran Colombia el 13 de mayo de 1830. El general Juan José Flores asumió el mando civil y militar y convocó el Primer Congreso Ecuatoriano, que se reunió en Riobamba en agosto de 1830. Este congreso elaboró la Constitución que dio a la República el nombre de Ecuador y asignó a Quito como su capital.

Cada año el 10 de agosto, el país celebra su “Primer Grito de Independencia” con un evento conocido como la “Velada Libertaria”, el mismo que incluye eventos militares, teatralización de eventos históricos, música tradicional y otras actividades diseñadas para fomentar el interés de los ciudadanos y el conocimiento de su historia nacional, así como recordar al mundo el por qué la ciudad de Quito es considerada como “Luz de América”.

Para más información sobre la historia de la independencia de Ecuador, haga clic aquí.